Subasta judicial de 225 viviendas de una empresa implicada en el "Caso Malaya"

 

Un isleño se queda con 225 pisos de una promoción tras una subasta por embargo

Benito González es desde ayer el dueño de buena parte de las viviendas que Aifos dejó sin acabar en San Fernando con una deuda de más de 20 millones · Pretende recuperar los 50.000 euros que invirtió

F.R./ J.J.N. / CÁDIZ | ACTUALIZADO 16.07.2009 - 09:46

zoom

 

Un solo particular se ha convertido, de la noche a la mañana, en el dueño de 225 viviendas de una promoción en San Fernando. Benito González recibía ayer la noticia tras la celebración de una subasta celebrada en el Juzgado número 3 de La Isla en la que se pujaba por el bloque 1 de una promoción de viviendas, Cala del Sol, en la Ronda del Estero, promoción que inició Aifos, pero que no acabó y que debía haber entregado a mediados del pasado año 2007.

Por ese motivo, Benito González fue el primero en presentar una denuncia contra la promotora, implicada en el caso Malaya, y al que el juez le dio la razón. En su día, en la denuncia presentada planteaba el embargo de todo el bloque como garantía de cobro. Teniendo en cuenta que dicho inmueble aún no contaba con la pertinente división horizontal, que delimita cada vivienda, la subasta afectaba a todas y cada una de ellas en este bloque.

Como él mismo explicó ayer a este periódico, "no acudió nadie a la subasta que pujara por las viviendas y la Ley en ese caso me daba a mí la propiedad de las viviendas por haber sido el primero en denunciar". Pero antes, este gaditano había intentado otras vías: "Escribí una carta a Aifos pidiendo que me devolvieran el dinero, pero no me contestaron; entonces denuncié por incumplimiento de contrato y me dijeron que no tenían dinero para pagarme, me ofrecían devolverme la deuda en especies". 

Este afectado puso en su día 50.000 euros de los 150.000 en los que estaba valorada su futura vivienda, y esa cantidad es la que reclamaba.

Claro que esta historia tiene otros matices. Tras el paso del tiempo y con la obra por acabar, al banco con el que se había negociado la construcción por parte de la promotora se le debe una cantidad que el propio Benito González cifraba ayer en más de 20 millones de euros. Por eso, y aconsejado por su abogado, esperará un plazo, que estimó en unos 20, días para ver si esta entidad bancaria contacta con él "para poder llegar a un acuerdo".

El otro matiz es el que se refiere al resto de propietarios afectados, constituidos en asociación. Benito González explicó ayer que "ellos también pagaron en su día, pero intentaron negociar con Aifos, que se declaró en concurso de acreedores. Lo más factible ahora sería que el banco, estos propietarios y yo mismo habláramos para ver cómo lo solucionamos".

Aunque este afectado fue el primero en denunciar, en otro de los bloques de la promoción Cala del Sol fueron más vecinos los que siguieron su camino. Según Benito González, "en total habrá presentadas unas 20 denuncias".

Por eso ahora, independientemente del camino judicial que sigan estas demandas, este nuevo multipropietario tendrá que negociar con otros vecinos que, igual que él en su momento, pagaron por obtener una vivienda que nunca se entregó y que, desde ayer, son de su propiedad.

COMENTARIOS A ESTA NOTICIA POR PARTE DEL ADMINISTRADOR DE SUBASTASUNICAS.ES

Es deseo del administrador de esta web que el adjudicatario pueda recuperar el dinero invertido, pero mucho me temo que acaba de meterse en un problema mayúsculo del que no creo que pueda salir beneficiado. Eso sí, se ha hecho famoso porque ha salido en todos los medios de comunicación. Yo creo que cuando despierte de este sueño, advertirá que va a vivir una auténtica pesadilla. 

Los 20 días que cita el letrado que espera a que el banco se ponga en contacto con ellos, son exactamente el plazo que tienen para solicitar la adjudicación por el 50% del valor de tasación o por la cantidad que se reclama (principal, intereses y costas del procedimiento), pero mucho me temo que el banco no va a mover ficha porque el hecho de que no se haya hecho la división horizontal y solo conste en el registro como solar esté motivado por no contar con la preceptiva licencia de obras y por tanto todo lo construido sea ilegal y posiblemente de difícil legalización.

De todas formas si el banco no mueve ficha, tiene todavía la opción de no adjudicárselo y perder así todo lo que ha gastado (lo que reclama más las costas del procedimiento). Esta sería la opción más inteligente desde el punto de vista económico porque si no lo hace se verá inmerso en unos elevadísimos costes fiscales y de registro que podrían superar los 1,5 millones de euros además de los 20 millones que tiene de cargas anteriores que devengan medio millón de euros mensuales de intereses de demora.

 

 

 

Copyright © 2009 SubastasUnicas.es

Powered by Drupal

Template by Guillermofr